Cuidados para tu vestido de novia: antes, durante y después

Cuidados para tu vestido de novia: antes, durante y después

Jenny Altamirano

Por Jenny Altamirano, el 29/05/17

Moda en matrimonios 2

Compartir

Es el atuendo que te acompañará el día más importante de tu vida y su tarea empieza antes y termina mucho después de tu matrimonio. Por eso es importante tomar las precauciones para que luzca como recién salido de la tienda, siempre.

Hoy en día el vestido de novia se ha convertido en un objeto de colección. No solo por todo el trabajo invertido por reconocidos diseñadores, prestigiosas firmas de la moda nupcial y artesanos de la alta costura, también es porque es utilizado en un momento crucial en la vida de toda mujer. Es una prenda a la que le invierten energía, meses en su búsqueda, pruebas de vestido, ajustes hasta que esté listo para llevarlas a su ¡sí acepto! Ni que decir acerca de la inversión que representa dentro del presupuesto de un matrimonio. Es así, que los cuidados alrededor del mismo no sobran, por el contrario es darle valor a todo lo invertido en el vestido.

Antes de tu matrimonio

Dos Fotógrafos

Una vez que tu vestido de novia llega a casa y te entregas a otras tareas como la búsqueda de proveedores para tu banquete, el pastel de novios o tu reportaje de bodas y todo lo concerniente a la organización de tu matrimonio es necesario que prestes atención a ciertos detalles que giran alrededor de su cuidado:

Recuerda que el material del que está confeccionado y el largo demandarán de un lugar adecuado para su conservación. Pensado en que no se ensucie y que no se aje. Por tanto colócalo en lo alto sobre un colgador/gancho de ropa, de preferencia de tela. Utiliza siempre las tiras de cinta que tienen para que se sujeten de él y no cuelguen de tu vestido pues podría arruinarlo y deformarlo.

Si todavía te separan algunas semanas de tu boda, protege tu vestido de novia con una funda de tela o plástico. No lo coloques dentro de un ropero o closet si éste no tiene suficiente ventilación. Seguro no deseas que llegue a tu gran día oliendo ha guardado.

Evita estar tocándolo o mostrándolo pues en ese ir y venir podría mancharse. Si es realmente necesario, recuerda lavarte las manos antes de manipularlo.

Si necesita ser planchado, tu primera opción será preguntar a la tienda donde lo compraste si incluyen ese servicio. Otra alternativa es recurrir a una lavandería y dejarlo en manos profesionales. Por último, puedes hacerlo en casa colocando tu vestido en el baño a buen recaudo y colgado, mientras corre la ducha de agua caliente. El vapor lo planchará en 20 minutos.

Durante tu gran día

Migamah Fotografía

Antes de que entres en él otra vez, ya maquillada y peinada ten en cuenta lo siguiente para no arruinarlo:

Ambas cosas deberás hacerlas con una ropa cómoda, para luego ponerte tu vestido de novia. No aceptes lo contrario, pues productos como gel o lacas lo arruinan y no hay marcha atrás. Lo mismo sucede con el maquillaje. Pide ayuda y asistencia para colocártelo y evitar accidentes que lo arruinen

Hazlo una semana antes. Los tintes manchan cuando el cabello está húmedo.

Espera a que el desodorante, cremas y perfume se hayan evaporado o penetrado del todo en tu piel. Estos cosméticos suelen dejar colores amarillentos sobre la tela blanca, más aún si es de seda

Es mejor no comer nada una vez que te hayas puesto tu vestido de novia.

Si tiene un tren o largo considerable/cola, es mejor que al entrar al auto lo tomes entre tus manos e ingrese primero. Luego será fácil que te acomodes. Al bajar, fíjate que no se enganche en la puerta.

Los vestidos de novia no permiten dar pasos en retro, pues te puedes caer y en el mejor de los casos, dejar una huella horrible.

Después de tu ¡sí acepto!

Pablo Córdova Fotografía

Una vez que son despedidos entre péalos y arroz por sus seres queridos es posible que estos manchen tu vestido de novia más que el traje de tu novio, pero es momento para disfrutar. En adelante solo te quedará evitar los accidentes:

Después de casada ya no es momento para preocuparte todo el tiempo por la limpieza de tu vestido de novia. Utilizar productos quitamanchas de emergencia podría convertir esa pequeña huella en una mancha protagónica. Tampoco apliques recetas caseras que no hayas comprobado antes.

Si están pensando en hacer su reportaje antes de su recepción, no olvides el cuidado al caminar, siempre hacia adelante. Por otro lado, la cola de tu vestido de novia siempre debe ir hacia el frente para evitar accidentes y que se ensucie. Sobre todo cuando ingresen a jardines o playa.

Hoy en día suelen venir con sujetadores especiales, pero si no los tiene, es mejor ser precavida y no arriesgarte por colocar alfileres o imperdibles. De pronto podrías pedir a tu modista que los coloque, te serán de gran ayuda.

Pasado tu matrimonio querrás ver tu hermoso vestido de novia una y otra vez, con alegría y nostalgia. Antes de ponerlo a buen recaudo, podrías enviarlo a la lavandería y acto seguido, escoger un envasado sin aire, tan famosos hoy en día. O simplemente envolverlo en papel de seda a lo largo e introducirlo en una funda de tela y luego en una caja.  

Te puede interesar

Comentarios (2)

Mary

Mary

El 9/11/2017 a las 12:44

Gracias por los tips :)

Responder
Alexandra

Alexandra

El 5/08/2017 a las 01:56

Buenos tips! para tomar en cuenta

Responder
Comentar

Más sobre Moda en matrimonios

Artículos por temas

Volver arriba